miércoles, 17 de febrero de 2016



Mi hija tiene 7 años y desde muy pequeña practicamos el colecho. Sin embargo, a partir de sus 4 años intentamos que durmiera en su propio dormitorio. Le compramos cama nueva, decoración para su habitación y nada de nada. Le daba mucho miedo dormir sola y ella sabía como conmoverme el corazón para regresar a dormir con nosotros. Comenzaron los dolores de cuello, de espalda y las noches con pocas horas de descanso. Cuando casi lo logramos, nos mudamos a los Estados Unidos y por falta de espacio comenzó a dormir con su abuela. Ahí la cosa se pudo peor, entonces era la abuela la que no quería que la dejaran sola y cedía ante la primera lágrima que derramaba la niña.

La niña ya tiene 7 años y tanto mi esposo y yo estábamos de acuerdo que ya no es una bebé y que es momento de independizarse. La primera noche lloró como nunca. Le dieron pesadillas por alrededor de 4 días corridos. Yo como madre primeriza no sabía que hacer. Muchas veces cedí a llevarla a la cama con nosotros hasta que leí en línea algunos artículos de psicólogos y expertos en el tema.

Siguiendo los consejos de los expertos esto fue lo que hicimos:

·         La acostamos todas las noches a la misma hora

·         Le pusimos una lamparita de noche y la dejamos encendida toda la noche

·         Bajamos una aplicación en el Ipod con música de relajación para dormir

·         Cada vez que se despertaba y llegaba a nuestro cuarto volvíamos a acostarla, nos quedamos cerca de ella (nunca con ella en la cama) hasta que se quedara dormida otra vez.

·         No cedimos a sus llantos y a sus cuentos de  monstros en el armario.

·         Le explicamos que ya era una niña grande y ya era momento de actuar como tal.

Después de más de una semana con pocas horas sin descanso por fin logramos que la niña se quedara en su cuarto a dormir toda la noche. Ya me sentía como recién parida, a cada media hora o cada hora tenía que levantarme a consolarla.

Hoy, varias semanas después, la niña duerme toda la noche en su habitación. Se despierta temprano sin despertador, más relajada y de buen ánimo. La falta de sueño les afecta a nuestros hijos de varias maneras incluyendo en el desarrollo escolar. La maestra nos ha comunicado los logros que la niña ha alcanzado en las últimas seis semanas.

La clave de todo esto fue la perseverancia de nosotros como padres de no ceder a sus chantajes y sobre todo el trabajar en equipo. Cuando somos padres y mamá y papá están presentes en la vida del niño, es importante ponerse de acuerdo para que el niño no detecte que hay una parte más vulnerable que la otra y comience a chantajear. Sí, porque ellos saben como adultos.

Y tú, ¿Ya lograste que tu hij@ duerma sol@ en su habitación? ¿Cómo lo lograste?


3 comentarios:

  1. voy a seguir tus pasos.. aunque soy madre soltera, siempre e dormido con uno de mis hijos y lo sustituia cuando nacía el otro... jijiji.. pero el nene ya tiene 6 y es mega apegado. los grandes fuero faciles de sacar, este me esta dando fuerte... pero vamos a ver como empiezo a sacarlo.... 🤗

    ResponderEliminar
  2. voy a seguir tus pasos.. aunque soy madre soltera, siempre e dormido con uno de mis hijos y lo sustituia cuando nacía el otro... jijiji.. pero el nene ya tiene 6 y es mega apegado. los grandes fuero faciles de sacar, este me esta dando fuerte... pero vamos a ver como empiezo a sacarlo.... 🤗

    ResponderEliminar
  3. Dary, espero que con estos pasos y mucha paciencia puedas lograrlo.

    ResponderEliminar

Seguidores

Follow LODM by Email

Instagram

Conferencias

Conferencias

Conoce sobre LATISM16

Miembro de los siguientes directorios

Miembro de #WeAllGrow

Miembro de #WeAllGrow

Escucha La Opinión de Milly en Periscope

@MillyDiazPR

Don't Speak Spanish? Translate here

Popular Posts

Contact us

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *