domingo, 2 de septiembre de 2012


El tsunami de robos y crímenes que ha arropado a Puerto Rico, nos ha llevado a tomar medidas de seguridad que para una persona que no reside en la Isla le pueden parecer absurdas. No les puedo brindar las estadísticas de escalamientos y apropiación ilegal, porque lo que hay es un meollo que no se sabe ni el número que es. No entiendo porque, porque en este país esas cosas no suceden y mucho menos para beneficiar a un candidato a la gobernación. No, este no es el tema Milly, “focus”.

El kit de seguridad boricua incluye no dejar la cartera, celular o hasta el cargador del celular a plena vista en el vehículo. Es sumamente importante no caminar en las noches por áreas oscuras (tan ricas que son las caminatas bajo la luna) y como olvidar los requisitos básicos cuando adquieres una propiedad. Numero uno, rejas por todas partes, alarma y cámaras de seguridad. Ah, se me olvidaba el perro, el perro debe ladrar fuerte y estar entrenado para atacar a algún extraño que se acerque a su hogar. No olviden destruir las cajas de los aparatos electrónicos que han comprado, la basura habla y algunos basureros también.  Ten la llave a la mano cuando estés caminando al estacionamiento, cosa de rápido abrir el vehículo, montarte y poner los seguros lo antes posible. Si andas solo, no olvides mirar para el asiento de atrás, no vaya a ser que se haya cola’o un caco. Cuando escuches las ráfagas de tiros, tírate al suelo y pon en práctica lo que has aprendido en “Call of Duty”.

Los comerciantes no se han quedado atrás con sus medidas de seguridad, aparte de las cámaras, guardias de seguridad y “pines” de seguridad en los artículos. De un tiempo para acá, el café debe estar bajo llave, y cada rato escuchamos el bendito “page” de mercancía en movimiento. Lo absurdo lo vi hoy en una tienda por departamentos, los carritos de compras tienen un “pin” de seguridad en el cinturón. ¿Quién rayo se roba un carrito de compras? Será para recoger latas o cargas “casquivaches” porque no le veo otro uso.   

La fama del terror boricua se ha esparcido por muchos lugares. El año pasado veía una propiedad con una corredora de bienes raíces en el estado de la Florida. Luego de hacer el “tour” por la misma, la corredora me dice: Lo más importante es que aquí yo no le pongo seguro al carro y no vivo aterrorizada como viven ustedes en Puerto Rico. ¡Qué vergüenza para el pueblo de Puerto Rico!, como diría doña Sila.

3 comentarios:

  1. Cierto y lamentable como vivimos, el ciudadano común tiene que vivir más encerrados que los mismos maleantes en una prisión de miedo y rejas. El crimen se ha apoderado de la isla, que lamentablemente ya dejó de ser isla del encanto para ser la isla del espanto!! Gracias Milly por complacer peticiones :-)

    ResponderEliminar
  2. Que bien lo describes. Así vivimos todo y es una pena que ya uno no pueda salir relax a dar una vuelta. Ni siquiera me siento segura al regresar a mi casa. Me preocupa mucho el futuro de nuestros chicos!

    ResponderEliminar

Seguidores

Follow LODM by Email

Instagram

Conferencias

Conferencias

Conoce sobre LATISM16

Miembro de los siguientes directorios

Miembro de #WeAllGrow

Miembro de #WeAllGrow

Escucha La Opinión de Milly en Periscope

@MillyDiazPR

Don't Speak Spanish? Translate here

Popular Posts

Contact us

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *