lunes, 7 de mayo de 2012

Honorable Gobernador:
No sé si me recuerda, soy la que tomó la foto durante su campaña en la cual se reflejaba un Luis Fortuño paternal recibiendo calcomanías de súper héroes de un niño en algún pueblo de nuestra Isla. El pasado cuatrienio trabaje colegio para usted, embarazada y esperanzada en un cambio. Le dediqué horas, días enteros a la campaña, por tal razón me atrevo a solicitarle que me dedique unos minutos de su tiempo según yo se lo he dedicado a usted. Bien por usted que ganó, y ha intentado enderezar el barco contra viento y marea. Yo sigo aquí, en el barrio, ahora soy madre, no soy la joven soltera que se puede ir a pasquinar las calles. Terminé mi bachillerato, sigo estancada en el mismo empleo con poca paga y muchos malos ratos. Intenté ir al gobierno, pero me cerraron las puertas, mis “amigos” de la campaña ahora gozan de jugosos salarios y puestos de confianza en su administración.
Aquí estoy en un avión, soy parte de las estadísticas. Compré un pasaje a crédito, no sé cómo lo voy a pagar, pero lo importante es que me arriesgué y me monté. Llegaré a varias entrevistas de empleo con un vestido elegante que compre también a crédito y el cabello muy presentable con un tinte de cabello que compré en especial en Walgreens. Me dieron dos bolsitas de pretzels en el avión y encontré dos galletitas en el compartimiento de al frente de mi asiento. Los guardaré para cuando el hambre ataque. Los $70.00 que tengo en mi ATH lo guardaré por si surge alguna emergencia.  
Usted se debe preguntar porque le digo todas estas cosas, y es a lo que voy. Yo lo escucho en la prensa repitiendo una y otra vez que en Puerto Rico la cosa ha mejorado, que la gente tiene más dinero en su bolsillo… Tengo que diferir de usted, no recibo ninguna ayuda gubernamental, me han cortado la luz por falta de pago, he tenido que hacer préstamos para que me conecten la luz, mi casa se filtra por todas partes, no pago carro por pagar una educación privada para mi hijo, al menos una vez en semana me tiro al suelo cuando se forman tiroteos en el barrio. Los maleantes se apoderan de mi calle y en ocasiones no me han dejado pasar para llegar a mi hogar. Tengo que pasar con mi hijo por el lado de gente que consume drogas y son unos vividores, pero no tengo los recursos económicos en este momento para salir del barrio. Hace más de un año envío resumes semanalmente y solo me han llamado a dos entrevistas y no he sido seleccionada. Tengo que lidiar con los cheques sin fondo de mi patrono y cobrar cada 17 días.
Por favor, dígame donde es que está mejor. Estoy dispuesta a moverme, dígame donde es, por lo más que usted quiera.
Atentamente,

La Arrepentida

1 comentario:

  1. Te entiendo. Yo también estoy en las mismas. Pero también pienso que tenemos un problema cuando depositamos todas nuestras esperanzas de vivir una vida mejor en otra persona, sea éste un candidato o un gobernante.

    Los tiempos han cambiado. Ha llegado el momento de dejar a un lado las avanzadas, las pasquinadas y los colegios electorales, y empezar a cuidar por nosotros mismos. ¿Porque sabes qué? Ningún gobernante va a cuidar de ti, ni de mí ni de nadie. Ellos sólo cuidan de sí mismos.

    ResponderEliminar

Seguidores

Follow LODM by Email

Instagram

Conferencias

Conferencias

Conoce sobre LATISM16

Miembro de los siguientes directorios

Miembro de #WeAllGrow

Miembro de #WeAllGrow

Escucha La Opinión de Milly en Periscope

@MillyDiazPR

Don't Speak Spanish? Translate here

Popular Posts

Contact us

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *